Macri, Urtubey y Olmedo quieren a Sáenz Gobernador

POLÍTICA 27 de diciembre de 2018 Por
Sáenz fortalece su posición política con el apoyo de tres fuerzas de incidencia nacional
desecho-sáenz-macri-urtubey

OPINIÓN-SALTA.-Las candidaturas para el año próximo comienzan a entrar en tiempos de definición y sin duda que a los salteños los nombres de quienes aspiran a suceder al actual gobernador Juan Manuel Urtubey son los que más interés concitan.

 Hasta ahora sólo se han mostrado prospectos que expresan más deseos de voluntad que un proyecto político serio como necesita la provincia para continuar y ser superador de la gestión que se retira, incluso, entre esos nombres que se barajan no existe tampoco ni siquiera seguridad de que lanzada la campaña puedan sostenerse en la misma.

En un escenario tan complejo, el nombre del actual intendente de Salta Capital, Gustavo Sáenz, viene jugando con peso propio por dos razones, por un lado porque ha sido el primero que dejó clara su vocación a luchar por la gobernación y en segundo lugar porque de todos los posibles candidatos es el único que está avalado por una gestión distinta, ya que tuvo que recuperar la ciudad y generó obras para resolver problemas de vieja data, como las recurrentes inundaciones.

 A una gestión que tiene para exhibir hechos y no sólo discursos, ahora Gustavo Sáenz suma el importante factor del apoyo político de los tres sectores con mayor incidencia en el electorado: el del presidente Mauricio Macri, que renovó su confianza en su aliado político, el de Alfredo Olmedo que se lanzó a disputar la presidencia de la nación, pero dejó aclarado que sus votos irán para Sáenz y el del propio gobernador Urtubey, que además intentará que el intendente salteño forme dentro de las filas de Alianza Federal, la nueva alternativa política para la presidencia 2019.

De esta manera, Sáenz fortalece su posición política con el apoyo de tres fuerzas de incidencia nacional, lo cual, visto en proyección, en el caso de que llegara a la gobernación de Salta, haría que se convierta en el primer gobernador con soporte desde la nación, cualquiera fuere el que resultare elegido presidente, lo cual además de ser inédito, le otorga un grado de confiabilidad ante el electorado que no posee ningún otro candidato.

De precipitar estos apoyos junto a la candidatura de Sáenz, el electorado salteño podría llegar a contar por primera vez con un candidato sólido y que dada su juventud, además de una gestión efectiva, pueda ser la garantía de la verdadera renovación política que la sociedad está exigiendo.

Fuente: vocescriticas.com