El debate del presupuesto nacional 2019 dividió a los diputados salteños

POLÍTICA 25 de octubre de 2018 Por
Pablo Kosiner, Andrés Zottos, Martín Grande, y Miguel Nanni, votaron a favor de la iniciativa. En tanto, Sergio Leavy, Javier David, y Alfredo Olmedo expresaron su rechazo al proyecto que finalmente logró media sanción. Sus razones. Mirá los VIDEOS.
multimedia.miniatura.98961a6000b285a7.73616c7465c3b16f735f6d696e6961747572612e6a7067

Luego de más de 17 horas, la Cámara de Diputados le dio media sanción al Presupuesto 2019 y ahora la norma llegará al Senado, en donde el Gobierno espera que tenga su aprobación final. La votación fue por 138 a favor y 103 en contra, con 8 abstenciones y 7 ausentes.

Los 7 legisladores salteños votaron divididos. Los oficialistas Martín Grande, y Miguel Nanni, como era de esperarse, aprobaron la iniciativa, que también sumó el apoyo de Pablo Kosiner y Andrés Zottos, del interbloque peronista Argentina Federal.

 
 
En tanto, Sergio Leavy, del Frente para la Victoria, ratificó su voto negativo, al igual que Javier David, quien ya había esgrimido muchas críticas, y Alfredo Olmedo, quien pese a pertenecer al oficialismo, voto según sus convicciones.

 
 

En su alocución en el Congreso, Pablo Kosiner justificó su voto en que rechazar el presupuesto activaría el artículo 27 de la ley 24156 que establece que si al inicio del ejercicio financiero no se encontrare aprobado el presupuesto regirá el que estuvo en vigencia el del año anterior con una serie de ajustes.

 
Además explicó que implicaría que el jefe de Gabinete Marcos Peña disponga de un monto de libre disponibilidad de más de un billón de pesos para hacer el ajuste que la ley de administración financiera establece frente a esta situación. “Si la Argentina se queda sin presupuesto, el jefe de ministros pasa a administrar el 6% del PBI de la argentina”, dijo.

En la oportunidad, resaltó las modificaciones logradas sobre el presupuesto, entre ellas, modificar las facultades que se planteaban al jefe de Gabinete en el artículo 8; eliminar el artículo 38 sobre las incompatibilidades de las pensiones, como así también del artículo 53 que es la que le permitía de manera casi unilateral al gobierno reestructurar su deuda a valores de mercado.

También destacó el aumento del financiamiento sobre las cajas no transferidas, la creación de un fondo compensador de 6500 millones de pesos para garantizar un menor impacto sobre una situación eventual de déficit de las provincias en materia del sistema de transporte, la no eliminación de la asignación universal por el deporte y la incorporación de 500 millones más para el CONICET y 400 para el INTA.


En el mismo sentido, Andrés Zottos, hizo hincapié en la importancia de garantizar la gobernabilidad y darle herramientas al gobierno nacional. “Si el gobierno nacional no tiene presupuesto no van a tener presupuesto ni las provincias, ni los municipios, y hay algo que es sumamente peor, es que se maneje de forma discrecional más de un billón de pesos”, ponderó.

Si bien consideró que el presupuesto está hecho a la medida del FMI y en su esencia no contempla el costo social y económico, señaló como aspectos positivos que se mantiene el fondo incentivo docente, se creó un fondo para compensar el subsidio al transporte, se eliminó el articulo 53 que habla sobre la reprogramación de la deuda en valores de mercado, y se mantuvo la asignación para los trabajadores del tabaco y de la caña de azúcar que son la principal industria de mi provincia.


En tanto, Javier David, dijo que aprobar el presupuesto implicaría profundizar la crisis que viven los trabajadores que perdieron su poder adquisitivo y otros directamente el empleo, seguir metiéndole la mano en el bolsillo a los jubilados, como así también agravar la situación de las PYMES que ya deben afrontar las subas de tarifas, de tasas, y de combustibles.

Además remarcó que las provincias deberán asumir enormes cargas que en el futuro no podrán pagarlas; los intendentes se quedarán sin la posibilidad de hacer obras por la quita del fondo de la soja, las familias que no podrán acceder a las viviendas por las famosas UVAS, los productores otra vez deberán afrontar retenciones sin tener en cuenta si están lejos de puerto. “Creo que votar en contra de este presupuesto es representar a millones de argentinos a lo largo y a lo ancho del país”.

Asimismo señaló que el objetivo del presupuesto no debe ser solamente pagar la deuda, y privilegiar a sus sectores de interés. “Uno puede mirar donde bajan la gran mayoría de las partidas, y cuales son aquellas que se sostienen e incluso suben, y nos vamos a dar cuenta donde tiene el gobierno sus sectores de interés. Lo mismo pasa con el desarrollo territorial, la provincia de Buenos Aires y sobre todo la capital federal vienen siendo las más beneficiada”.


En tanto, Sergio Leavy señaló que es inadmisible que exista una política económica que no tenga en cuenta o no le importe las consecuencias nefastas que la aprobación de este presupuesto de hambre traerá consigo. “La importancia de contar con un presupuesto no autoriza su aprobación a cualquier costo,  nos están sometiendo a una crisis que tienen varias aristas porque no solo es económica, es social, es judicial, es institucional, es sanitaria, por mencionar algunas, es una crisis sin precedente que alcanza a nuestra descendencia”

Por último, sostuvo que es su obligación rechazar este presupuesto porque de lo contrario, formaría parte de esta maniobra de engaño, cuyas consecuencias son nefastas para los argentinos. “Rechazar este presupuesto es un acto de responsabilidad ciudadana,  creo que como argentinos nos merecemos un presupuesto creíble, en previsibilidad económica y comprometidos con la realidad, basta de cargar el peso de la crisis en la espalda de los más vulnerables”, finalizó.

En tanto, los legisladores de Cambiemos Martín Grande, Miguel Nanni y Alfredo Olmedo no profundizaron sobre sus razones.

Te puede interesar